Este trabajo fué presentado durante las “VII Jornadas Integradas de Investigación, Extensión y Enseñanza de la Facultad de Ciencias Agropecuarias” los días 28 y 29 de Noviembre de 2017**
Rodríguez M.1, Grasso F.2, Montoya P.2, Kubach C. 3, Vacchina C.3, Campitelli P.4, Robledo G.5, 6, Pergassere G.1

Una de las estrategias que pueden emplearse para minimizar la contaminación ambiental por el uso de pesticidas es la utilización de biocamas. Las camas biológicas se desarrollaron como respuesta a la necesidad de sistemas simples y eficaces, destinadas al tratamiento de derrames de pesticidas durante el llenado y limpieza de los equipos de fumigación. Las biocamas están compuestas por una mezcla de residuos lignocelulósicos (rastrojos, aserrín o viruta de maderas) con alto contenido de lignina. Esta mezcla constituye un medio ideal para el crecimiento de Trametes villosa que es un hongo de pudrición blanca de la madera cuyo sistema enzimático degrada eficazmente la lignina así como una gran cantidad de compuestos químicos, incluyendo pesticidas.

El objetivo de este trabajo fue evaluar la capacidad de degradación de agroquímicos por hongos de pudrición blanca nativos como indicadores de aptitud para el desarrollo de biocamas y su futura incorporación en las Buenas Prácticas Agrícolas. Se llevaron a cabo Ensayos preliminares de la capacidad degradativa de Trametes villosa CCC32 en medios sólidos sobre los agroquímicos atrazina, 2,4-D, glifosato y clorpirifos como única fuente de carbono. Las concentraciones ensayadas fueron entre 1000 mg/L – 3000 mg/L, (rango que se encontraría en contaminaciones puntuales). Se midieron diariamente el crecimiento micelial y los halos de degradación enzimáticos.

El crecimiento fúngico se observó en todos los medios preparados con atrazina y en los medios con glifosato únicamente en concentraciones de 1000 mg/L. En los ensayos con 2,4 D y clorpirifos no hubo desarrollo micelial. Con respecto a los halos enzimáticos, que evidencian la producción de enzimas fenoloxidasas, se pudieron observar en los tratamientos con atrazina y 2,4 D. Estos resultados indican que Trametes villosa es capaz de utilizar atrazina y glifosato como fuente de carbono para crecer con la consecuente degradación de los mismos. Asimismo las enzimas producidas son capaces de degradar el 2,4 D. Los hongos de pudrición blanca son capaces de utilizar el nitrógeno orgánico como fuente para su desarrollo, lo que podría explicar el crecimiento fúngico observado en los tratamientos con atrazina y glifosato. Debido a que el clorpirifos tiene una estructura aminofenólica clorada, es posible que las concentraciones utilizadas inhiban el crecimiento del hongo, ya que hay investigaciones que demuestran que los hongos de pudrición blanca degradan clorpirifos.

Los resultados obtenidos sugieren que Trametes villosa es una cepa con potencial para la construcción de biocamas, ya que aun en condiciones desfavorables para su desarrollo mostró crecimiento micelial y producción enzimática.

 

1 Universidad Nacional de Córdoba. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Química Orgánica. Córdoba, Argentina.
eugenia@agro.unc.edu.ar
2 ICTA. FCEFyN
3 Universidad Nacional de Córdoba. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Prácticas Pre- Profesionales I. Córdoba,
Argentina.
4 Universidad Nacional de Córdoba. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Química Inorgánica. Córdoba, Argentina.
5 IMBIV. CONICET
6 Fundación Fungicosmos
Trabajo original, resultados preliminares de PROINDIDT 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s